5 Trucos de limpieza casera con sal

La sal no sólo es útil como condimento en nuestros platos, también podemos utilizarla sola o combinada con otros productos naturales en la limpieza de cocina y baño.

Truco 1: Eliminar posos en la cristalería

Para eliminar restos secos de vino tinto o cualquier otro líquido del interior de la cristalería, echar una mezcla al 50% de vinagre y agua, y añadir sal gorda.

Dejar reposar durante 24 horas hasta que los posos se reblandezcan. Si se resisten, repetir la operación. Después aclarar y secar.

Si se trata de cercos, también se pueden quitar humedeciendo un trapo con agua muy caliente y añadiendo sal gorda. Restregar en la copa o vaso varias veces hasta eliminar estos restos.

Truco 2: Quitar alimentos pegados en una cacerola

En el caso de comida pegada en una cacerola, si no está muy incrustada, se puede quitar llenándola de agua caliente y un puñado de sal. Hervir durante 15 minutos, después, aclarar y secar.

Truco 3: Limpiar acero oxidado

Cubriremos las zonas oxidadas de las piezas de acero que se han estropeado, con una capa de cera líquida pura de abeja. Dejar reposar el tiempo suficiente para que solidifique y después espolvorear sal gruesa por encima.

A continuación, frotar con un paño limpio hasta que desaparezca la cera, al mismo tiempo también desaparecerá el óxido.

Truco 4: Limpieza natural de una bañera

Limpieza bañera_Vadequimica

No es recomendable limpiar una bañera con productos abrasivos ni usar estropajo. Una alternativa es aplicar medio limón añadiendo un puñado de sal gorda. Dejar actuar unos minutos y aclarar con agua abundante.

Otro producto no abrasivo que mantendrá el brillo de la bañera y no la rayará, es el vinagre. Aplicarlo con un trapo y aclarar con agua.

Truco 5: Recuperar el blanco de la bañera

Se puede devolver el blanco a la bañera utilizando una esponja empapada en esencia de trementina, mezclada con un puñado de sal.

Dejar actuar durante unos minutos y aclarar con agua caliente y jabón líquido.

La nueva revolución del Oro Blanco

La sal entra en el papel de la pastelería, su recorrido hasta aquí ha estado muy larga, y hoy en día la necesidad básica de la sal se ha convertido en Gourmet.

En el siglo XVIII, los químicos empezaron a comprender que la denominación SAL incluía otras sustancias, llegando a la definición de que la Sal era la reacción entre una base y un ácido, se descubrieron nuevas técnicas a la preservación de los alimentos, como los caldos concentrados de carne y verduras. Napoleón los utilizó como reservas logísticas de alimentos para los soldados.

En el siglo XIX, se empieza a experimentar con alimentos enlatados y aparecen en Francia las sardinas enlatadas por primera vez. La revolución industrial trajo nuevos procesos de elaboración de sales.

A partir de aquí, la sal se ha ido abaratando a lo largo del siglo XX y hoy en día, resulta un ingrediente muy asequible. De todos modos, hay que decir que el consumo de sal existe y seguirá existiendo tanto en la alimentación humana cómo en la industrial, por sus propiedades como conservante y dar el mejor de los sabores.

En el siglo XXI la sal significa el descubrimiento de deliciosas sales de todo el mundo. La necesidad básica se ha convertido en gourmet.

chocolate_sal_-zActualmente, se está experimentado mucho con la sal gourmet, y los métodos triunfantes de estas experimentaciones son las de pastelería. El contraste entre dulce y salado tiene muchos paladares fanáticos, y hacer chocolatinas con sal gourmet es lo más especial y novedoso que se está haciendo hoy en día.

Tarta-de-Ganache-Sal-Maldon-011240265000-1

El oro rosa y negro

La sal ha pasado de ser un elemento muy usado y común a ser un ingrediente importantísimo de la gastronomía. Todos los tipos de sal tienen la misma utilidad, pero la única diferencia que tienen entre ellas son: sus texturas, formas, sabores y sus diferentes orígenes o diferentes maneras de recolección.

Todo ello junto a los nuevos ‘chefs’ que investigan y experimentan nuevas maneras de utilizar la sal, ya que es un producto para especialidades culinarias.

Las que aquí os presentamos desde Sal Gourmet son variedades de sal que no encontramos en cualquier tienda y con las que se condimentan los alimentos en algunos restaurantes de prestigio. Estas varían en composición y color.

29_1Sal de Himalaya rosa

Formada a alta presión bajo las montañas hace 250 millones de años del Himalaya, libre de polución y sin ningún proceso de refinado, no contiene aditivos añadidos.

Contiene 84 elementos esenciales para la vida, el grado de compresión bajo las montañas a creado una perfecta estructura cristalina en la sal, lo que ayuda a mantener el equilibrio natural del cuerpo. Esta sal que tiene un color rosado, al ser gema, no tiene el regusto amargo como la sal marina.

27_1Sal de Himalaya negra

 Es un tipo de sal mineral que proviene de Himalaya, es muy poco refinada y tiene un fuerte sabor de sulfato muy peculiar, según la ciencia médica Hindú, esta sal tiene muchos beneficios terapéuticos, rica en hierro, ayuda a la digestión y también es buena para el ácido de estómago. Sobre todo, esta sal, se utiliza para mezclar fruta o tomates.

Algunos de los principales beneficios y propiedades de sal del Himalaya natural que contiene los 84 elementos encontrados en su cuerpo:

  • Regula el contenido de agua por todo el cuerpo
  • Promueve el equilibrio del pH saludable en sus células, particularmente las neuronas
  • Regula el azúcar en la sangre y ayuda a reducir los signos del envejecimiento
  •  Asistie en la generación de energía eléctrica en las células de tu cuerpo
  • Ayuda en la absorción de alimentos a través del tracto intestinal
  • Beneficios sobre la salud respiratoria
  • Prevención de los calambres musculares
  • Mayor resistencia ósea
  •  Regula el sueño–naturalmente promueve el sueño
  •  Apoya su libido
  •  Efectos sobre la salud vascular
  •  Conjuntamente con agua, es realmente esencial para la regulación de la presión arterial

Breve historia de la sal

Hasta hace poco la sal era considerada como una mercancía básica –sal era sal y nada más–.

Pero actualmente, los mejores cocineros, en casas y restaurantes, han aprendido a apreciar y distinguir entre distintas cualidades de las muchas variedades de sal y cómo estas sales finalmente realzan los sabores de las comidas.

Lo que parece un producto tan económico ha sido utilizado desde tiempos prehistóricos como moneda, medicina, potenciar sabores y conservar alimentos. En la cocina, la sal mejora el sabor de la comida, intensifica y equilibra los sabores. La sal ha sido utilizada durante mucho tiempo para salar y curar verduras, carnes, pescado y quesos.

Ha tenido un destacado papel en rituales religiosos de muchas culturas, simbolizando la pureza. Hay más de 30 referencias de sal en la Biblia, desde expresiones como “la sal de la tierra” hasta la esposa de Lot (aunque sabiendo lo que era el coste de la sal en tiempos antiguos, ella fue convertida en una columna de mucho valor).

La sal también es un elemento esencial para el ser humano:

La vida seria imposible sin ella, dado que el cuerpo humano la necesita para funcionar correctamente. (Por ejemplo, el hecho de que miles de las tropas de Napoleón murieron durante su retirada de Moscú, es atribuido a que sus heridas no se curaban debido a la falta de sal). La sal también se utiliza en cerca de 14.000 aplicaciones comerciales, desde la pasta y el papel, hasta la fijación de tintes en telas y tejidos, para fabricar jabones y detergentes, e incluso se utiliza para quitar el hielo en carreteras heladas.

En general la sal era utilizada mucho antes de la historia escrita. Su uso en la conservación es anterior de los 5.000 años de la historia escrita china. Alrededor de 2.700 años antes de Cristo, los primeros escritos conocidos en farmacia, Peng-Tzao-Kan-Mu, mayormente consisten en un argumento de más de 40 clases de sal. Las ganancias de la venta de la sal financiaron la Gran Muralla.

Más “recientemente” en el año 1.450 antes de Cristo, el arte Egipcio describe la fabricación de la sal (los egipcios antiguos también usaban sal para la momificación). Unos 200 años antes de Cristo, la gente descubrió que añadiendo sal en la comida se evitaba su deterioro.

En la antigua China se usaba para hacer una salsa de pescado fermentada. También lo hacían en la antigua Roma: Garum era la salsa de tomate romana, un condimento que era utilizado en casi todas las comidas. El color púrpura utilizado en la realeza fue descubierto por accidente cuando un fabricante de garum intentaba cocinar un tipo de marisco en dicha salsa. En la reacción con la sal, el marisco desprendió un color púrpura rojo.

Dado que las divisas de diferentes países siempre han sido distintas, la sal era un divisa internacional: era una materia importante para comerciar, portada por los exploradores.

Grecia, involucrada en un extenso comercio de esclavos, intercambiaba sal por esclavos, de aquí viene la expresión “no vale un puñado de sal”.

Las raciones especiales de sal que se daba a los soldados romanos, además del sueldo, se llamaba salarium argentum, del cual se deriva la palabra salario. Como un ingrediente esencial en la comida, por eso la palabra latina sal se encuentra en salsa y salami.

Los mercaderes del siglo XII de Timbuktú valoraban la sal tanto como los libros y el oro.

En Venecia, cuya fuerza económica no residía solamente en su puerto, sino también como importante productor de sal, las inmensas salinas de eran conocidas coloquialmente como “los Siete Mares”. La frase “navegando por los siete mares” viene del reto de navegar el barco entre los bancos de arena que cercaban las salinas.

La sal era tradicionalmente cara, por eso se utilizaba para distinguir los niveles sociales. En los reinos medievales y del renacimiento europeos, los saleros eran puestos en la mesa al alcance de los considerados dignos. En cualquier mesa de la nobleza, estar sentado “más debajo de la sal” eran considerados como no ser dignos a tener acceso de tan lujoso condimento.

A través de la historia, y debido a la necesidad de la sal, ésta ha estado sujeta a monopolios e impuestos especiales gubernamentales. Dichos impuestos fueron el sostenimiento de los monarcas británicos durante muchos años; miles de británicos fueron encarcelados por el contrabando de la sal.

Los reyes franceses desarrollaron un monopolio de la sal a través de la venta de los derechos exclusivos de su producción a unos pocos afortunados, quienes explotaban este derecho hasta el punto de que debido a su escasez fue una de las causas más importantes de la Revolución Francesa.

Los americanos han sido afortunados en haber tenido una abundante existencia de sal natural, que no fue monopolizada por los privilegiados ni sujeta a impuestos. Es una de nuestras necesidades más económicas; aunque en tiempos de escasez, como la guerra civil americana, el ejército de la Unión estuvo rápido en destruir las salinas confederadas para privar aún más al Sur, y los especuladores (incluyendo los fundadores de Mcllhenny Company, fabricantes de Tabasco, los cuales eran los propietarios de los pozos de salmuera en Louisiana) tomaron ventaja de su escasez.

En el siglo XXI sal significa un constante abastecimiento de deliciosas sales de todo el mundo. La necesidad básica se ha convertido en gourmet.

 

[Imagen de Wikimedia (http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Salina.jpg]

Sal fósil para gourmets

Cuando hablamos de un gourmet lo hacemos del que tiene un delicado paladar y un exquisito sabor, y cuando se trata de sal gourmet hablamos de la sal fósil de río.

En la salina la Fortuna se extrae la sal de los ríos subterráneos que van disolviendo los depósitos que se crearon en el periodo del Triásico, hace más de 200 millones de años.

Secada al sol del Mediterráneo y los vientos Alicantinos, esta sal en escamas es de una calidad superior.

Con denominación de origen, extraída de forma artesanal, libre de los efectos de la contaminación ambiental y con todos los minerales y oligoelementos originales, sin blanqueantes ni aditivos.

Crujiente, delicada y muy fina, que se disuelve sólo rozar los labios. Pétalos de bouquet intenso que se fusionan a la perfección en los alimentos realzando los sabores.

Todas estas características hacen sin duda alguna, ser merecedora de una de las mejores sales de la cuenca Mediterránea.

Sin blanqueantes, sin aditivos y sin refinar, los pétalos (escamas) de sal fósil son de una pureza inigualable.
Sin blanqueantes, sin aditivos y sin refinar, los pétalos (escamas) de sal fósil son de una pureza inigualable.

Nota de cata

La prestigiosa Escuela Superior de Hostelería de Artxanda, Bilbao realiza catas de distintos productos y en 2013 lo hizo con las sales Fossil River comparándolas con otras de características similares. Los expertos valoraron nuestra sal por encima de las demás, siendo los Pétalos de Sal de Villena las que más gustaron.

¿Quieres ver los resultados de la cata? Haz clic aquí

¿Todavía no estás convencido? Descubre toda la gama de Pétalos de Sal en SalGourmet.es y pruébalas, no te vas a quedar indiferente.