Patatas fritas supremas

Cuando vi a David de Jorge (@robinfood) por primera vez estaba haciendo patatas fritas. Su manera de expresarse con la cocina me encantó y viendo el resultado me animó a hacerlas, eso sí, con los pétalos de sal fósil.

Para empezar es importante cortar las patatas en trozos bastante grandes. A mi no me gustan tipo cuadradas, de modo que hago gajos. Así:

Para unas buenas patatas fritas, buenas patatas debes usar
Patatas cortadas “gordas” y limpias, así se confitan muy bien y no se pegan entre sí

 

Las limpio, las pongo en la sartén y las cubro con aceite de oliva y unos dientes de ajo (esto es importante).

Enciendo el fuego, suave, y las dejo que se medio cuezan y medio confiten. 15 o 20 minutos haciendo xup-xup. El objetivo aquí es que las patatas queden bien tiernas por dentro.

Apago el fuego y se van enfriando. A los 15 o 20 minutos de reposo enciendo el fuego de nuevo al máximo y las frío hasta que quedan doradas. Las saco y les quito el aceite sobrante en papel de cocina. Así conseguimos unas patatas tiernas por dentro y crujientes por fuera.

Una vez en el plato espolvoreo las patatas con pétalos de sal que es lo que le dará un toque crujiente adicional.

Si el plato es oscuro utilizo los pétalos de sal blancos, pero en platos claros los pétalos de sal negra, que le da un contraste muy profesional.

Patatas fritas contrastadas con los pétalos de sal

Detalle de las patatas, el ajo y las escamas de sal
El ajo, a quien le guste, es una exquisitez

 

El resultado es elevar las patatas fritas a otra dimensión. La próxima vez que hagas patatas fritas prueba de hacerlas así, llorarás de emoción cuando las comas y tus invitados quedarán sorprendidos.

Si no encuentras la sal aqui la puedes comprar online:

Comprar los Pétalos de Sal Blanca y los Pétalos de Sal Negra.

Deja un comentario